RECÁMARAS PARA ADOLESCENTES
infonavit Víctor Manuel Borras Setién Vivivneda

Un gran cambio llega a nuestro hogar: nuestro pequeño está empezando a convertirse en un adulto y en esta fase nos demostrará, de formas muy variadas, que quiere ser él mismo.

De repente este adolescente hará desaparecer todo aquello que le recuerde a su infancia. ¡Adiós a su osito favorito o a su muñeca de siempre!, los juguetes serán sustituidos por las fotos de sus cantantes o actores favoritos, por muy horribles que estos nos parezcan.

Da igual: nuestra tarea será darles libertad, pero asegurándonos de que disponen de un buen lugar para el estudio y de los elementos apropiados para ordenar la habitación.

Es importante que tengan un clóset para ellos solos, así como sus espacios privados: el cajón, la cómoda, la caja o hasta debajo de la cama.

No es raro que hasta coloquen letreros en la puerta de “no entrar”. En esta edad quieren limitar su espacio y lo exigirán de todas las formas posibles.

Los chavos también agradecerán el poder disfrutar de una zona para reunirse con sus amigos y de las instalaciones adecuadas para la computadora, la televisión, el equipo de música, etcétera.

De todas formas, esta es una fase en continua evolución que ellos mismos irán desarrollando sobre la marcha. Siempre es importante recordar que nosotros pasamos por esa etapa.

La comunicación es indispensable y si se les brinda un lugar lo más espacioso posible para ellos solos además de respetar la decoración (o la falta de decoración) en su recámara, es probable que se transite la adolescencia con pocos pleitos. Al menos respecto este tema.

Zona U

 

 
     

Encuesta 
verde

*** ERROR al conectar... :